En el marco de la segunda jornada de consultas convocada por la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación y ante una importante cantidad de legisladores presentes, algo usualmente difícil de lograr en estas instancias, Diego Villafañe Presidente de la FeDIA  describió la difícil situación de los distribuidores de semillas y semilleros multiplicadores.

Villafañe fue contundente a la hora de expresar cual es el rol que ocupan los comercializadores y multiplicadores de semillas en la nomenclatura de la Ley vigente. 

«Señores legisladores no existe en nuestra Ley de Semillas, la figura del productor multiplicador».

Compartiendo datos públicos del INASE y otros que fueron recolectados por nuestra Federación, Diego Villafañe, describió que desde el año 2011 a la fecha dejaron de formar parte de los registros oficiales unos 212 emprendimientos dedicados a la multiplicación de semillas.  

A la hora de buscar las causas que expliquen, ¿porqué no funciona el negocio de la multiplicación de semillas de especies autógamas en la Argentina?; Villafañe señaló:

“Es cierto que necesitamos un Estado presente y leyes que se adapten a las nuevas realidades de la producción en nuestro país, otorgando garantía y previsibilidad a todos los actores que intervienen en el desarrollo y uso de las semillas, pero también necesitamos un cambio de conducta, algo que es más profundo y difícil de conseguir. De ese cambio nos tenemos que hacer cargo nosotros, el conjunto de la industria semillera y los productores. A los semilleros obtentores y multiplicadores, nos corresponde informar mejor los beneficios de optar por semillas fiscalizadas y a los productores resolver sus contradicciones, siendo honestos con su vocación manifiesta de obtener siempre los mejores resultados”.

Asimismo Villafañe describió los efectos nocivos que provocan tanto el comercio ilegal de semillas y la aplicación desmedida del uso propio, en la actividad de los semilleros multiplicadores afirmando que se trata de una competencia desleal que destruye puesto de trabajo y desalienta la inversión.

A modo de cierre y conclusión el Presidente de FeDIA propuso: promover la adopción de semilla fiscalizada, mecanismos de controles efectivos y eficientes, no declarar la ley de orden público, uso propio gratuito para pueblos originarios y agricultura familiar y la conformación del directorio del INASE.